Michigan Wolverines campeones colegiales de la NCAA

Michigan Wolverines, campeones colegiales de la NCAA

Hector Nuñez
Hector Nuñez

¿Quién soy? Pues según mi pasaporte, soy Héctor Núñez y según lo vivido, soy periodista y marketero.

Facebook
Twitter

El fútbol americano colegial de la NCAA ya conoce a sus nuevos campeones. Son los Michigan Wolverines, que pasaron por encima de los Washington Huskies en la gran final que se celebró en el NRG Stadium de Houston, Texas. El equipo de Jim Harbaugh no dio opciones al rival y logra su primer título nacional desde 1997. 27 años después, la clarividencia del marcador (34-13) refleja el dominio y confirma la condición de invicto durante toda la temporada.

El conjunto de Michigan acudió al último recital con el envidiable 14-0 en el historial y siendo campeón de la conferencia Big Ten. Esta fue la tercera campaña consecutiva en la que consiguieron dicha marca. La condición de equipo favorito se confirmó en la gran final y el fútbol americano colegial de la NCAA vive bajo su reinado. Los Washington Huskies apenas plantaron cara en el cómputo global.

Edwards marcó el camino desde el principio

El arranque del partido fue el fiel reflejo de lo que iba a acontecer hasta el final. Michigan Wolverines ganó el sorteo inicial y empezó con el carrusel de ‘touchdowns’ con Donovan Edwards como gran protagonista. Protagonizó una sublime escapada de los rivales desde la marca de las 41 yardas. El 7-0 se convirtió en el 7-3 después de que Washington firmase el gol de campo desde 25 yardas de Grady Gross.

Sin embargo, Donovan Edwards se empeñó en marcar el camino hacia la victoria. Esta vez, la estrella de Michigan Wolverines transformó su segundo ‘touchdown’ del juego desde las 46 yardas. Acto seguido, James Turner elevó el 17-3 al luminoso con un gol de campo desde las 31 yardas. La diferencia de nivel en el terreno de juego se demostró en el marcador y la final ya quedaba prácticamente resuelta.

McMillan y Penix Jr. dieron esperanzas

Pese al 17-3 en el marcador, Washington Huskies no le perdió la cara al encuentro y buscó el ansiado ‘touchdown’ en varias situaciones ofensivas consecutivas. Hasta que, finalmente, el 17-10 llegó gracias al ‘touchdown’ de Jalen McMillan gracias a la entrega de 3 yardas de Michael Penix Jr.. Ese fue el marcador con el que la final llegó al tiempo de descanso. Michigan Wolverines tuvo oportunidades de ampliar, pero la distancia se quedó en un único ‘touchdown’.

Michael Penix Jr. se llevó el equipo a las espaldas y, en la primera ofensiva de la segunda mitad, buscó el 24-10 hasta que encontró la intercepción de Will Johnson, quien consiguió dejar el ovoide en la 32ª yarda del rival. Finalmente, los Huskies se conformaron con encajar el gol de campo desde las 38 yardas de James Turner. Con el 20-10, Grady Gross se apuntó su segundo gol de campo -esta vez, desde las 45 yardas- y colocó el 20-13, resultado con el que concluyó el tercer cuarto.

Corum, héroe de Michigan

Blake Corum fue el gran protagonista de la última entrega. Se convirtió en el héroe de Michigan con los dos ‘touchdowns’ que resolvieron la final y elevaron el 34-13 en el marcador. El 27-13 fue una obra de arte con la estrella escapándose 12 yardas hasta las diagonales del rival. Washington Huskies no encontró el remedio para frenar la irrupción del ‘running back’ de Marshall. Su explosividad y don de arrastrar a los oponentes fue la guinda al pastel de la gran final.

Michigan Wolverines son los campeones del fútbol colegial en la NCAA. Es el primer título nacional de la franquicia desde 1997 y la justicia divina después de concluir la temporada sin conocer la derrota con el espectacular 14-0 previo al último baile. Y con el legado de Blake Corum, quien firmó los dos ‘touchdowns’ decisivos y 134 yardas en el que quizás era el partido más importante de su carrera. Es más, ya van 58 ‘touchdowns’ y 3.737 yardas en su carrera. No había mejor forma de cerrar el capítulo que con el campeonato nacional.

“Dijimos que teníamos asuntos pendientes, así que les dejo con esto: el asunto está terminado”. Esta fueron las palabras que pronunció Blake Corum después de ganar el título de la NCAA y concluyó una exitosa carrera deportiva con tres campeonatos del Big Ten en las vitrinas. Le queda la gran espina de no haber competido en NFL, pero se marcha por la puerta grande. Dejando el gran campeonato en el equipo que le vio terminar la historia.

Con este triunfo, Michigan Wolverines se apunta 12 títulos nacionales colegiales. Los conseguidos en 1901, 1902, 1903, 1904, 1918, 1923, 1932, 1933, 1947, 1948, 1997… y 2024. El primero en 27 años tuvo que llegar de la forma más épica posible. Con esta gloria, se convierte en la quinta universidad con más campeonatos nacionales, solo por detrás de Yale, Alabama, Princeton y Notre Dame.

Facebook
Twitter